Extraños

La primera vez que la vi, su presencia me paralizo, la vi a los ojos, su cabello en trenzas cayendo sobre sus hombros, vi su camisa a cuadros y escuche su dulce voz, su esencia me pareció a una chica linda y tierna, con felicidad y picaría en su andar, vario tiempo paso, la veía de lejos, la buscaba y algunas palabras secas se cruzaban, recordarla por características especificas, ella me recordaba como el chico de las cervezas, el que viene cada semana y se lleva un paquete para regresar a la siguiente, su cabello amarrado de la misma manera una y otra vez, hasta que un día me espante y entristecí por que pensaba en invitarla a salir, la busque, no estaba, su ausencia se notaba, hasta que mi inconsciente la encontró pero distinta a como la recordaba, esa chispa se veía un poco apagada, su voz que cautivaba entrecortada, pero su mirada intacta, retándome, fría, helada, sin desdenes, yo como si nada, como una piedra, una roca solidificada, me marche con la ansia de volverla a ver y preguntarle sobre su cabello lindo, bello, la vi a sus ojos y note su nueva esencia, lo que me hizo pensar en su ausencia, vi sus cejas y por que no sus brazos delgados y bellos que no estaban cubiertos, talvez también la vi con cierto deseo de ver algo mas, lo que no he visto desde el comienzo, a su sonrisa me refiero que se esconde en gran misterio, en silencio, se que si la veo solo veré un destello y enseguida caiga perplejo, al abismo de donde no podre salir por que me encantaría estar ahí.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas