Estaba lloviendo
Tú no estabas defendido
Nuestro pobre amor
Que por mí flotaba
Y mi rostro por desgracia no mojaba
Aquella lluvia que no paraba de jugar un baile de adiós