Esta vez es el cielo quien de la más negra nostalgia se tiñe,
llora y siente tu partida en la intranquilidad de sus sueños
Mas en lo más profundo, en la serenidad de sus recuerdos,
Encuentra la imagen tuya, tan avivada y tan sublime.

Esta vez es el cielo quien se ahoga en llanto,
pues hoy se siente incapaz de superar la grisácea ceniza en tu cabello,
La frialdad que quedó cuando perdió tu manto,
Y aquella espera eterna añorando tu regreso.

Esta vez es el cielo quien se torna incrédulo al mirarte,
Ahora es él quien no supera los desmanes del destino
Vive impaciente esperándote en sus sueños como el niño a su a juguete.
Pero, lo único cierto es que se ahoga en los fríos mares de sollozo incomprendido.

Esta vez es el cielo quien soporta las desventuras de tu ausencia,
Se enfrenta moribundo al mundo sin el cobijo de tus brazos,
Quizá piense encontrarte en la profundidad de sus penas,
Pues necio clama verte aún en la realidad menos propicia.

Esta vez es el cielo o quizá solo su alma destrozada,
Afligida con tu recuerdo en su corazón vacío, perdido a fallece,
y en la corta eternidad de esperar ansiosa tu llegada.
Le queda avivar tu sonrisa aún extrañando lo más bello.

Esta vez es el cielo o quizá solo el ocaso de mis sueños,
Perdido ando en el incierto de la vida y la infinidad del firmamento.
Hoy busco el fin de la eterna escencia tuya en las estrellas.
Hoy solo espero que no seas tan fugaz como en aquel triste momento.