Que espesa te pones!
y tus encantos opones!
a la libertad de tu canto
como si fuera un espanto!
en tu sonrisa viviera
si no fueras la fiera
que un día sonríes!
y al otro te engríes!
espesa eres y yo tan tonto!
que en tu enojo me alojo
como un pilar de cemento.
Espesa, así te quiero!
porque riendo o enojada
te siento encantada
y a tu ser me acojo!
deja de ser espesa
y vuélvete princesa!
de las que sonríen
y nunca riñen!
que es mejor escuchar!
una sonrisa peculiar!
que un grito para luchar!
solo quiero terminar
recordándote en mis días
que espesa o singular!
siempre habrá un lugar!
para esa espesa en mi vida!