Muchas veces solo queda rezar y rogar,
Al grande rezar y al corazón rogar…

¿Rezar para qué? Para soportar esperar,
¿Esperar qué? Al fin comenzar,
¿Comenzar qué? Un camino sin final…

En el fútbol se reza, ¿Por qué esto se da?
¿Es acaso para ganar?
¿Es acaso para humillar?
La respuesta así se da:
Para lo mejor ver llegar.

No se trata de ganar,
No se trata de perder,
Se trata de esperar,
Que lo mejor se dé.

Aquí hay un problema,
Un dilema personal,
Y es que ya no sé,
Por qué rezar y qué esperar

¿La fuerza suficiente?
No creo, no la tengo,
¿La solución pertinente?
No la hay, no la veo,
Solo espero que mi espera un día termine,
Para al fin dormir bajo mi sueño sublime.

¿Cuál es mi sueño?
¿El fin ver llegar?
¿Eso deseo?
¿Aún puedo esperar?

Muchas veces solo queda rezar y rogar,
¿Rezarle a quién?
A mi padre celestial,
¿Rogarle a quién?
A mi organo vital,
¿Por qué a estos dos?
Ambos tienen poder,
¿Poder para qué?
Para dejarme marchar.

Marchar a un lugar,
Donde no sé sufre más,
¿Por qué ya no más?
Por qué ya no hay que esperar…

Le ruego al corazón que al fin se detenga,
Y a Dios sanador, que mi deseo conceda,
Mientras tanto yo espero,
Espero el final,
El tan anhelado,
Para ya no esperar…

0