el ser se mece en ese lugar de ensueño

ya lejos está errante en el recuerdo

no se si queda tiempo para reencontrarme

mientras busco solo hallo

las punzantes espinas de esa rosa marchita.