Realmente no estamos lejos,
solo a centímetros entre si,
pero el tiempo engaña,
hace que los metros sean kilómetros.

Te necesito tanto,
tanto que las conversiones no cuadran,
tanto que me engañan al decir que faltan días,
cuando sé que faltan semanas de 24 horas.

Prometo hacer tu espera más corta,
que no sufras tanto como yo.

Prometo hacer que tus días sean rápidos,
que mi ausencia no se note tanto y altere tu tiempo,
aunque para mi el tiempo y el espacio
obtienen otro significado.