Así es usted pulida esmeralda
ante la peste implacable la más pronta de las curas
la piedra en punta en el zapato
del afán de la desdicha
rudo y terco resplandor,
cómplice luz que da la vida
del pobre el porvenir de alegre trato
del enfermo la salud por ser vivida
no hade haber sustancia más comprometida
para ver al amor con su química vencer
eduque siempre a su placer
mas nunca sea una verdad fingida
en el caos de a beber su trago y su bonanza
y a las almas muertas usted reviva
porque no hay otoño en esta vida
donde sus prodigiosos retoños no vivan
cuando sus semillas crecen sin pereza
durante la noche trágica y adversa
o con la plena luz de los días
sufre de insomnio, la humanidad diría
cuando va su arado y su buey
acarreando y acarreando
valiente corazón de ley
que siembra sueños sin conocer fatiga
para que así los rostros tétricos
de los más incrédulos por su noble acto sonrían
así es usted, dicha sin ruta de partida
verde y más verde todavía
verde esperanza de la vida
esperanza del otro
esperanza mía
esperanza al fin
para vivirla hoy
o para ser vivida
pero jamás esperanza
para sufrir o ser perdida.

Jairo Sebastián Zanetti