Escalofríos

Desde aquella noche no se detiene
el fuerte estruendo que sufren mis sienes,
una serpiente subiendo como fiebre,
cuando ese recuerdo va y viene.

Y qué mas uno quiere, si no es la paz,
Vivir al compás, pero es muy fugaz
la sensación de querer ser más
y de controlar su cuerpo ser capaz.

Será prevenir o miedo de los ojos llamar
al uno sus problemas afrontar
frente a los que sólo saben hablar,
mas nunca algo valioso pudieron lograr.

Aun así me mantengo, sin faltar a mi ideal.
Una campana que a su horario es leal.
Esfuerzo y perseverancia; será lo más vial,
y el amor del que aporta; supera todo mal.

1+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas