La lluvia era una cortina de tristeza
Que nos envolvía
Y a todos volviese azules
Azules de naufragio
Y volvia a mojarnos intermitente
Sonora como un grito perpetuo
Como un duelo que nunca cesa.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS