Entre los días y las noches

Me gustan los días despejados,
que el arrebol me llene de felicidad.
Me gusta cuando los chubascos se escuchan en las tardes,
las nubes
me ponen melancólico.
Hoy perdí la esperanza
por querer arrebatarme mi tan aciaga vida,
seguiré muriendo entre pétalos de rosas
entre risas de niños, entre amigos terrenales
entre un amor y otro
entre recuerdos de madrugada, de esos que te obligan a llorar
como si te apuntaran con un arma en las entrañas.
Entre arrepentimientos ajenos a mi felicidad
entre una y otra tarde que me llena de felicidad.

Related Articles

Responses