Encontré un instante
olvidado
en mitad de la prisa.
Entre el desayuno,
el cuarto de baño
y tu risa.

Lo recogí,
sin mucha fe
(he de reconocer)
y le saqué brillo.

Y ahora,
ya no puedo estar sin él.