EN SILENCIO

-El silencio atormenta las quietudes,

las famélicas tardes de desazón, ya

no esperan el mañana.

el calvario es este, cada uno enredado

en sus miedos.

el manto de seda negra que cae sobre

todas las almas, serán nada mañana a

quienes cubierto queden,

la abstención del mundo que espera lo peor,

el abismo incierto, la suplica sin ecos,

los muertos sin sacramento y oleo, sin

velatorio, sin ser llorados, sin besar la

frente yerta.

Adonde cabe tanto dolor al mismo tiempo,

en que lugar, paraíso o infierno, vuelan los

espíritus sacrificados, en cual tribunal de

justos e injustos serás enjuiciado, como si

la muerte, muerte por si sola, no fuera

suficiente castigo, para morir con más temor,

como si la vida, vida por si sola, no fuera un

yugo suficientemente pesado, arando los

años, mal por mal, o bien por bien, para que

de vivir con temor no sea suficiente: ¿de que

nos quieres castigar si tu nos hiciste malditos?

¿nos quieres arrepentidos y nos salvamos?

sálvate tu primero, que ya eres un Dios caído,

quien no atiende tanta oración de piedad, no

merece el sacrificio de tanta miserable vida,

para morirse indignamente y para siempre,

porque la vida eterna que ofreces, ya no es

de ti ofrecer, perdiste tu báculo, perdiste la

razón.

Andrés de Lua

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas