En la cueva más simple
todos los colores son un eco húmedo
de las risas que naufragan
en un salto mortal
entre tiempo y tiempo…
una incógnita de claroscuros
más cerca de la piel
que el escalofrío constante
más en la génesis del sentimiento
que cualquier dolor
cualquier desprecio.