Andando…
Anduve perdido
Ciego y agotado
A donde unos pies y pasos sin dueño
Te llevan y te señalan
Sin haberte nombrado…
Y ante y de frente
A la gente y sus comentarios
Mis pasos se hicieron más fuertes
Acompañados de un corazón que se agita
En esas miradas de días claros,
Se alza y se revoluciona
En esos días feos y nublados…
Voces que me echaban a un lado
Voces que te señalan
Sin ser señalado
En una carrera sin meta alguna
Sin destino vagamente fijado…
Ante tanta compasion de ningún Dios
Mi pulso ni tiembla ni se derrite
Tanto si soy visto o mirado.
Mi estela escurrida de su sombra
Sigue sobre mis pies caminando…
Y por ese camino ya descrito
Respiro cada milímetro de tu alma
Que moldea mis sentidos,
Que me va abrigando
Engrandeciéndome , reduciéndose
Como sin señalarme
Ya me hayan señalado…
Me agito, perdido
En el despeinado bosque de tus sentimientos
Intentando olvidar
Lo que ya se ha olvidado,
Como el óleo que sin pintarse
Se ve lejos y difuminado…
Salgo de tu bosque y
Multitud de gente silencian gritando
Con sonrisas vacías
Con risas que anudan, que van anudando
La entrada a un mundo,
Mundo de los atormentados…
Y con la llave en mi mano
Cruzo el umbral de esos días destinados,
Todos me dan la bienvenida
A ese cuadro sin pintar
Obra incauta de los enamorados…
Por cursi que pueda parecer
Mi corazón…
Ato mi coraje
Y desafino mi sin razón
A latigazos me deshago
De los escondidos desesperados
En un mundo de cobardes
E inagotables depravados…
Que mi voz ni se esconde
Ni se quiebra… a empujones
Donde mi alma me lleve
Por el filo de tu alma
Con tus ojos, amparado…
Y, tranquilamente
Atragantándome, te vomito
Te siento, lentamente
Enriqueciéndome
Como un pobre enamorado