Miro a través de mi ventana y siento tristeza.
Las calles están vacías, los días se hacen largos, el cielo está nublado y me siento encerrado.
Pongo la televisión, todo son malas noticias, llantos y desesperación.
Pero a las 8 todo se ilumina, se oyen cantos en la avenida, se huele la esperanza y el amor, la gente aplaude en su balcón.
Pasan los días, las semanas, meses y años, todo me parece extraño.
El día que esto termine, volveré a abrazar a todos, y ese día seré libre.

0