En brazos de la muerte me veo poderoso,
en negras cumbres, mis ojos dolorosos,
del corazón armonioso una mente sepultada,
y de ella, la muerte aflorada en mis entrañas.
Las rosas carmesí,color sangre,
de la boca del estómago sus pétalos caen,
el sueño eterno del cielo alumbrante,
y la caída de los ángeles
que de las costillas del hombre,
nace un hermoso y pecaminoso ser.

Palabras inextensibles, lenguaje barroco,
el llamado de la muerte, mis ojos dolorosos.

Taciturno y encorvado, con una daga y un clavo.
Augurio, que mala suerte,
él por mí viene

Amor, amor que he tenido.
Amor, amor que he vivido.

Mi amor, vino un hombre a buscarme,
su traje negro noche, negro cuervo, se
ve limpio y listo para llevarse
a esta pobre alma, alma que te pertenece.

En brazos de la muerte me veo poderoso,
en negras cumbres, mis ojos dolorosos.
Por ti mi amor, volvería a morir esta noche.
No llores, porque bajo tu lluvia,
mi refugio será siempre…

0