Empezaría despidiéndonos

Adivino misterioso, no has obtenido aquello: «es mucha la envidia» dices, amenazas matar llorando y gritando locuras. Aquellos que han amado quien eres, entonces estás equivocado, esperando alguna respuesta a cada lágrima solitaria. Entonces vales más que el daño que te han hecho, por esforzarte sin tener nada para ganar. Como algunos no tienen intenciones contigo, no bebas esperando encontrar diversión si todo, adentro, está destruido. Espero respuestas de los recuerdos, mientras trato olvidar simultaneamente. Tan perdido anda aquel ser, hablando cosas sin amor. Tu jugaste el triste juego, ser y obedecer siempre, negando divertirte, mintiendo todo sentimiento. ¿Será que nunca verás la felicidad? ¿porque sufres tanto por demasiado? pierdes tiempo buscando vivir mientras estás llorando. Pronto tendrás el ajedrez en tus sucias manos.

Esperando la montaña temblar enojada. Empezó a bailar mi hija muerte, cuando cadáveres esparcidos en derredor, empezaron a despertar enojados diciendo «Hijo divino, sálvanos» porque muchos eran alegres, amaban proteger todo pobre, incluso sufriendo ataques ajenos, todo por amor. Eres luz como los espíritus sinceros, con algo de tonteria, pero siendo casi ángel. Habrás hecho llorar. Mirar y mentir condenaron aquel aurora hecha sombras. Porque nadie atendió aquellos lamentos tuyos, entonces estás tan triste. Mientras duermes, un espectro persigue tus sueños. esperando mostrarte el camino.

Related Articles

Luna

De inmediato oí su tristeza: estaba sollozando, anhelando la vida entre muerte, ¿alguna rabia invade tu alma? luego, lágrimas en noches amargas, esperando respuestas, esperanzas…

Responses