A ella le encanta mover su cuerpo delgado
a ella le gusta mostrar su arte y pasión,
ella baila incluso cuando está sola,
pero sobre todo, ella baila para los hombres.

Poco a poco su cuerpo comienza a mover,
los senos rebotan y las caderas estrechas se contraen,
la pelvis gira y no deja de circular, mas y mas rapido,
ella flota por la habitación con piernas flacas y con ligereza.

Los hombres están completamente atrapados por ella,
miran fijamente el baile y se están poniendo más cachondos.
Ahora es tiempo par ella de desnudarse lentamente,
quitarse hábil y sensualmente de todo hasta que solo

las bragas de tanga y el sujetador maravilloso enfatizan lo más importante
pero luego todo se fue y solo queda su belleza
y este hombre que ahora la está atacando y amando.
El baile ha cumplido su propósito, ahora puede dormir tranquilamente.