Mi vida sin ti es como un barco desorientado,
en el altamar pérdida en las aguas del océano,
sin un marinero que tome el coraje de jugarse por el amor de su vida.
Pero sólo el tiempo dirá si será correspondido.
Sólo el tiempo dirá si ese navegante estará en mi vida,
llenándome de dicha y felicidad.
Mientras tanto sigo pensando en ti,
y soñando que nuestro amor jamás se muere.
Pero sólo el tiempo diría si será nuestro destino estar juntos.
Nuestro destino es como un barco a la deriva nos pensamos muchos pero no hacemos nada para poder estar unidos.

0