El silencio que prevaleció por mucho tiempo. El silencio que perturbó y victimizó. Un silencio que no se marchitó y que la muerte se llevó. Con injusticia y opresión.

La guerra y la muerte no es la solución.
En vez de balas menos corrupción.
Para que exista paz en la nación. Debes tener comprensión y amor en tu corazón.

Amores de familias en extinción.
Voces quebradizas en cada corazón.
Y tú sin saber el dolor de su interior.
La violencia acabo con sus vidas sin razón.

Con prejuicios sin distinción. Atacando a toda una nación. Hoy nos llenamos de orgullo por su valor. Y sin vergüenza ni temor los llevaremos con honor.

~Lorena Poveda