Viste esas tormentas en las que el cielo parece resquebrajarse?
Te haces chiquito y te preparas el rayo.

Nunca es suficiente…

Crees que te la vas a bancar, que es un instante de dolor y pasa.

Nunca es suficiente… El rayo te atonta, te estremece. Te hace sentir mortal, humano, indefenso.
Te agarra sin que pongas las manos.
Te muestra tal cual sos, con tus miedos más atávicos… Con los pavores de siempre.

Suplicas que sea sólo una lluvia mansa.
O que pase la tormenta y asome el sol.

Así te amo. Exactamente así…