Tu gran soberbia y prepotencia, no te dejarán ver, ni podrás sentir nunca lo que has perdido.
El precio, si lo sintieras te dejaría sin vida, así como tú me has dejado.
No te creas invencible, el nacimiento y la muerte, es igual para todos, y un día te llegará.