La brisa mojaba mi rostro
Las olas hacía la playa se fueron
Soltando en la arena mis penas
Dejando a mi alma serena

Mirando hacia el mar me preguntó
Adonde se han ido mis penas
El viento susurra en mi oído
el mar las ha convertido ya en perlas

Su canto es tranquilo y sereno
Y cubre de paz la tormenta
Sus aguas hoy limpian
Mis penas y transforma mis lágrimas en blancas arenas dejando a mi alma serena

El mar el amigo perfecto
Junto a sus olas la brisa y el viento
Llenando de consuelo a mi alma
Cuando su canto me alienta

El sol al caer ya la tarde
Sus brazos extiende y lo aquieta
La luna al salir ya de noche
Lo envuelve de magia y lo acuesta