¿Para qué seguir?
¿Para qué luchar?
Ganas ninguna queda ya.

¿Para qué reír?
¿Para qué llorar?
Si al final, todo da igual.

¿Para qué intentar?
¿Por qué no el rendir?
Sería la mejor posibilidad.

Pero pese a todo aquí sigo
Caminando por un camino
Sin saber a dónde va.

-¿A dónde me llevas camino?
¿A dónde me has de llevar?
¿Me llevas a un lugar tranquilo
Dónde descansar en paz?

-Lo lamento mi caminante
A descansar no te llevo
Para tí desgracias traigo
Y a un lugar horrible llevo.

Y cuando el mañana a tí llegue
Y yacer quieras en paz
Lamento comunicarte
Que tú aquí no podrás.

-¿Por qué camino mío?
¿Por qué me dices esto?
Si es lo que será mi vida
Seguir, yo no quiero hacerlo.

-Pues ahí tienes mi caminante
Una salida de urgencia
Tírate del camino
Y aquí tú jamás vuelvas.

Tu esperado descanso
Para no ser interrumpido
En un lecho de flores
Yacerás tú dormido.

¿Qué harás pues mi caminante?
¿Aguantar en vilo?
¿O finalmente caerás tú dormido?
Más opciones ya no puedo darte.

El caminante se para
Mira al cielo
Y siente su brisa
Acercándose levemente a la cornisa.

Se para en el borde
El tiempo va más deprisa
Toma su último aliento
De esta, su única vida.