Avanza el astigmatismo en mi pecho
Pierdo el sentido y veo cada vez peor
No queda más que confiar en tu palabra
Permito que guíes mis pasos y me ames
Soy débil ante ti, mi corazón no es de fiar
Difícilmente distingo tu rostro, sabes bien
Ahora soy prisionera de tu casualidad
Una torpe e incrédula niña pequeña
Un desastre en todo sentido posible
Miope por las coincidencias y la realidad
Afectada por aquella tarde lluviosa, por ti
Desperté creyendo que me querías querer
Salté al agua para poder tomar tu mano
Y ahora no sé porqué quise tenerte
Hoy recobré el sentido, hallé mis lentes
No estabas ni estarás para mí
Ella es un ángel al que tendrás que adorar
No la mereces, no te has ganado ser amado
Siempre será así, el amor va de merecer
No pareces merecedor de tanto cariño
Y yo soy el error que no tendrá permitido amar.

-Nube

Comparte esta entrada:

Compartir en LinkedIn Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram