El diablo sabe mentir: yo soy el diablo

Y conoce las escrituras. Su apariencia es bellísima, similar a la del hijo de Dios. Un buen árbol se reconoce por sus frutos. Un buen hombre, una buena mujer se reconocen por sus buenos actos. Engañará a muchos hijos de Dios, pero no podrá vencer del todo al Señor. No confíes en nadie: ama a tu prójimo y a ti mismo. Cuida de los tuyos y esfuérzate por ser feliz. Duda de todos, incluso de ti mismo, pero nunca de Dios: piensa en lo que ya está escrito y da la vida por los tuyos. No sigas a nadie, sigue tu camino.

Related Articles

Responses