El destino pretende

Cada que el destino asoma su intención,
me arrulla de cierta necesidad de sus besos.
Soliendo el enredo de sus cabellos,
en el embrollo de mi corazón desatino.

Cada que perece su fin la pretensión.
Me abruma de ansias de caer rendido,
en el herbazal fragante de su piel,
capaz de horadar mis sueños y quedarse.

Cada que el destino pretende sujeción,
acomete con su voz el ritmo del corazón,
Oh! dejando cierto desahucio de esperanza.

@JorgeAvilexiTrovador

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas