Tú me das existencia, y eres mi autor.
Tú eres precisamente de quien tomé forma.
No hay nada en mí sin tu imaginación.

Solo soy una página en blanco.
El ¿hermoso? estilo de que me has hecho honor,
mató también a mi bestia interior.

Llamo a los Sabios, para continuar.
Te llamo a Tí por encima de todas las cosas.
Y Tú me respondes
“Si Me sigues, siempre seré tu guía”.