La luna me enseñó el camino correcto;
no era coincidencia que tu y yo
nos encontráramos en medio del trayecto.