el baile abrumador

En ese baile me vi afuera más que dentro, metida en la sombra de luz brillante mientras los giros envolventes traían consigo el sabor tenue del vino y más y más envolvente las caricias de la rosa llegaban a las grietas más profunda encaminándose a las puertas de mi alma
las manos, las sensaciones conectándose en mi piel todos los besos y los gemidos de placeres desconocidos los tuve esa noche
la orgía incesante de placeres tortuosos marcaron el inicio de mi promiscuidad desatada.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas