Estuve más de media década
En pareja.
Estuve siglos enamorada.
Y no planeábamos
En formar algo juntos.
Y no colonizaba
Su morada.
Sería casi
Como cuantificar el alma.
La sustancia etérea
Del amor.
Improvisadamente
Llegábamos al otro día
Y así año tras año,
Reconociendo que no somos duraderos,
Llorábamos y moríamos por dentro
Aceptando la caducidad del tiempo,
Y renaciendo cada noche,
Viéndonos el uno al otro
Y como no hay uno sin el otro.
Siendo la primavera
Inmarchitable
La preferida estadía,
Es que
El amor eterno
Muere todos los días.
Hay que ser
Como el amaranto
Que ama mientras tanto,
Y no como el asesino
De estaciones florales,
Que se excita cortando
Tallos y corolas.
El no puede tener
Relaciones duraderas,
Nunca pasa más
De una primavera,
Porque eternamente
Su desamor
Mata a los días.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS