Solo quiero
Ser la nube
Que propicie
Tu lluvia.
Solo quiero
Ser la brisa
Que te avisa
De lo incierto.
Solo quiero
Ser el rayo
Que ilumine
Tu tormento.
Solo quiero
Ser el astro
Pasajero
En tu destino.
Solo quiero
Ser el efluvio
Que arrastre
Consigo
Tus reduvios.
Solo quiero
Ser el fuego
El abrigo
De tu invierno.
El paisaje
Que miras
Respiras
Y pisas.
Las estrellas
Que decoran
Tus deseos.
Solo quiero
Ser el mundo
En tus pupilas
En tus sentidos.
Regalados para ti
Todas las pulsiones
Todos mis latidos.
Que sin tu presencia
Sin tu tierra caliza
Permanecen dormidos
Apagados
En una soledad
Que se eterniza,
Escribiendo
Con blanca tiza
Todo lo que te quiero.
Aunque seas la galaxia
Lejana.
Aunque seas
El agujero negro,
Que troca
Que succiona
Y arrastra al olvido
Todos los elementos
Queridos
Para ti servidos.
Deseabas
Cócteles de ambrosía
Mas soy aqua fría
Gélida y salada
Un mar inmolado
De lagrimas formado
Que canta y ruge
Querer estar
A tu lado
Por mas que
Entero el cosmos
Hayas tragado
En tu nekro hueco
¿Que harías
Con tanta magia
Y tanto desconsuelo?
Sin suelo
Que te reciba
Sin compañía
Para explorarlo
Sin sueños
Que te sueñen
Sin ángel
Que te preste
Su amor alado.
Tendrías
El mundo entregado
Pero paralizado.
Si las ondulaciones
De las olas
Si las danzas
De las llamas
Si las habaneras
Del viento
Si las vibraciones
De la tierra
Se mueven,
Por un corazón abierto
Por un querer que te eleve.
Nada harías
Absorbiendo el universo
Si del ensueño
De esta vida
No te despiertan
Besos tersos,
Que solo quieren
Ser trozos
Para que armes
Tu rompecabezas.
Y poseas
El orbe completo.
Mi afecto
Son las piezas,
Y el cariño altruista
La verdadera riqueza.
Que mueve la tierra
Enciende las pasiones
Y te pone a ti
En la realeza.
Solo quiero ser
El trono de tus logros,
La corona
De laureles
Que consagre tu gloria.
Aunque me vuelva escoria
Que rehuyes
Que desdeñas
Que olvidas.
Para ti el brillo
De mis días
Para ti canciones
Poemas y tesoros.
Si me dejas
No dejarte
Si me permites
Ser el coro
El clero
Que entone con decoro
Mil encantos
Y cánticos
Que demuestren
Que te quiero.
Como el tallo
A las flores
Como el árbol
A su fruto.
Solo quiero
Que me des
El reconocimiento mudo
Que fui
La musa que inspiro
La ninfa que extasió
El ángel que te protegió
La esposa borrosa
Que siempre te amó
El genio de la lampara
Que los deseos
Te cumplió
El demonio
Que tus mas hondos
Secretos descubrió.
Y pudo ver
En un agujero negro
Un atisbo de luz,
Y prefirió desintegrarse
Para que no cargues
Tu cruz.
Solo quiero
El agradecimiento silencioso
Por mi sacrificio victorioso,
Para que reines sin matriz
Para que cada ruta
Cada rumbo desventurado
Te haga feliz
Sin cicatriz.
Solo quiero
Que al mar
Le des una rosa
Y al viento
Una oración dichosa
Tan fuerte que la oiga
Tan directa que me llegue
Me envuelva y me recuerde
Que mi querer por ti
Fue la experiencia
Mas hermosa.
Y aunque me destruya
Diré aleluya
Si tus ojos garzos
De diamante
No me hubieran mirado
Penetrante
Nunca me habría
Visto yo
Ni visto del mundo
El esplendor.
Me voy con ese
Ultimo sabor
De tu labios,
El color
De un pasado mejor.
Me desvisto y me despojo
Te heredo mi gracia
Mi don.
Fue un honor
Encontrar en ti
La redención.
Pretendo que
Con lo que me queda
Lo que te transfiero
Sea tu grandiosa creación.
Y me des
Cada tanto
Una vela
Para encender el alma
Que en desvelo te anhela.
Nunca taches
El nombre de la escritora
Que te ama ahora
Y después
De su hora sepulcral.
Cuenta su historia verdadera
Es la única vida eterna
Que nos queda.
Concédeme ese
Postrero gesto
Y como recompensa
Cumplirás afanes e ideales
Harás las utopías reales.
Es todo lo que quiero
Mi nombre sobre el tuyo
Indeleble en el cielo.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADO