Admitir que lo deseo no es cosa tan sencilla
pero el tiempo nos consume esperando en el anden
soy un vil chubasco mendigando su semilla
como un par de serpientes arrastrándose al edén.

Me consumes lentamente como un último cigarro
Navegando por tus curvas como el viaje del haldeando
los días nos recuerdan que morimos como el barro
Nuestros cuerpos se extravían del laberinto en tus manos.

El furor que nos atrapa nos protege en la neblina
Vuelve a repetir el beso que deseas defender
Aunque sé que me consumes eso ya no me lastima
Eres el único vicio que si da gusto tener.

No te obligo a lo que no, tu controlas la marea
Encontrarte en otra vida me resulta interesante
Cuida bien tu alma que se va en la chimenea
Somos ese par de rosas con los pétalos flotantes.

0