Dulce nombre de María

Somos pocos
Los que quedamos en pie…
Tal vez estas san las palabras de una humilde borracha, pero inteligente señora.
Jamás eché en falta tanto los abrazos de la gente, y sus besos..
Cuan rancia he sido siempre, pero ¿ Qué es sino la rebeldía de hacerse notar…o rogar lo que nos hace especiales?
Pues, en lo más profundo de mi inhibición soy capaz de decir, que..
Jamás alguien querrá como quiero yo,
con los mismos pies de plomo,
con tal sutileza,
y más remordimiento si acaso.
Pues no fui hecha para este mundo, que no me reconoce…y ni yo me conozco.
Que he vivido hasta desfallecer, aún con sentimiento de falta.
Que no se ha sentido como siento yo, pues a años luz de preveerme , se han cansado. Y no aspiro a que me descifren, pues tardarían mil años en hacerlo.
Tengo que decir, que no me quedo con las ganas,
de beber,
de ser,
de sentir,
de arrepentimiento.
Pues todo lo que hice, lo hice con el conocimiento que tuve en su momento e instante,
y no cambiaría nada por esos momentos.
En los que casi pierdo la cabeza,
y amigos,
y amores…
Pero sobretodo a mi misma, y a mi esencia.
Aún cuando en el culmen de mi cordura me pierdo, y me dejo perder…por aquellos a los que quiero.
Mañana me leeré…por si me avergüenzo,
y aún saber, que no acordándome de nada,
mi subconsciente lo hizo todo.
Bendito aquel que se deje llevar,
por el licor de la voluntad,
y no se deje llevar,
por el que dirán.
Te dejo un recado,
tan amiga mía,
que nunca dejes de ser la que eres,
pues el mayor temor que tienes,
es no serlo cuando el tiempo te lleve.
Pero más aún como mi abuelo,
no ser capar de recordarlo,
porque sólo con el paso del tiempo, lo que quedan son recuerdos.
Y si te los quitan…
Que sea por el vino y su memoria,
y no por falta de talento.
Te quiero amiga mía, no lo olvides ni por un momento,
que cuando leas este remiendo,
te rías de ti misma y de ese recuerdo,
que te hizo escribir estas letras,
con pasión, sin filtros y sin aliento.
Algo falta,
No se da por vencida.
Escribe lo que quieras sin miramiento,
Te quiero, eres el amor de mi vida
Dulce nombre de María.

0

Related Articles

2u

La luna me mira decepcionada, de la lluvia que sale dentro de dos cristales Pues normalmente amanece candente, pero es todo lo contrario con solo…

Responses

Ir a la barra de herramientas