DORMIR PARA SOÑAR

Ella me besa y luego pregunta,
pero ella es así,
libertad.
Irradia color,
y aquí la belleza es objetiva.
Porque su nombre es belleza,
y belleza se la guardo bajo llave.
Ella me ve triste y suena Nirvana,
pero después de follar,
todo es Sabina.
Ella camina,
pero sus pies no tocan el suelo.
ella no abraza,
regala su aroma
y cuando no se que dirección tomar,
ella escribe el recorrido.

Ella me hace feliz,
y eso no es fácil.
Pasan horas y no la veo,
pero cuando estoy con ella
contengo la respiración
porque si suspiro,
desaparece.
Mitad sueño,
mitad heroína.
Ella entrará en su habitación
y yo perdido,
usando solo una parte del colchón.
Tengo miedo,
que se de cuenta todo lo que no soy
y un día me diga eso de tenemos que hablar.
Y corte el hilo rojo.
Envolver más que un regalo,
será la parte final de mi escrito.
Porque para ser sincero,
es tanto,
que no entiendo que hace a mi lado.
Sobre el sofá escucho la playlist
que nunca me atreví a regalarle.
Y antes de que los pájaros
sobrevuelen mi cabeza,
espero que suene el teléfono,
llegue su mensaje
y todo empiece a funcionar de nuevo.
Porque aún a kilómetros,
en las madrugadas volvemos a encontrarnos
robándonos los sueños.
Porque como suelen decir,
juntos somos imparables.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas