Mientras tu caminas
siempre encontraras
una flor
es decir, el amor.
Con su respectivo don
de la felicidad
que nace del corazón
y florece en la mirada.
El don de la felicidad
pura y verdadera
es la del alma
que aparece en una flor blanca
como el nardo y la rosa blanca.
El don de la felicidad
eterna y duradera
es la del cielo azul
que aparece en una flor azul
como la verbena, el romero y el ambú.
El don de la felicidad
intensa e infinita
es como el sol
como una flor amarilla
como la flor de gallinazo
que se antepone a la claridad
y la oscuridad.
venciendo todo mal
tanto físico
como espiritual.
El don de la felicidad
emocional y encantadora
es la del corazón
la del alma
que da vida al corazón
con gran profundidad
como una flor roja
como geranios y rosas rola.