Abro mi boca pero se abre algo más.
Doy el mensaje que me atraviesa fugaz.
Ese dicho tuvo sentido,
Para el pasajero empedernido en necedad.
Él ve una luz, y la sigue sin más.
Como él, montones pasarán
Mientras anuncio mi verdad.
Tal vez, ese sea mi camino,
Como transmisora del olvido.


JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS