Mi tinta ya no gasta color en tu nombre , tus tratos han causa estragos en la piel , que llevaba tu poema intacto hasta aquel horizonte naranja.
He preferido ver estrellas y ya no esperar por deseos , mientras caía en cuenta de tu amor a medias sentado en un cetro, esperando ciegamente por mi corazón ahogado ya , entre mentiras y fotografías.

Ya no recuerdo los besos , ni la forma segura en la que hallabas ventura y calma en cada linea mía, ha llegado el insomnio y con el también la amnesia , para guardar en aquel lugar taciturno algún tiempo firme con pasos rotos.
Entonces hundiendo mi pecho en las espinas vuelvo al juego de olvidar, mi amor ya no recorre mis venas . va cambiando de rumbo , al abismo de mis manos, lanzando un ejercito de flechas que atraviesan el pasado,

Y entre cenizas pulidas puedo ver mis ojos pidiendo que fuertemente sácame de este pozo.