Diviso tu sonrisa

Debí haberte dicho quién soy. Cuando despiertes, recuerda todo esto. Mi amor reclama un poco de aire. Mi corazón pide calor para irme liberando.

Te diré quién soy: soy tu Dios.
Con tristeza he bajado del cielo
y me averguenza con mucho dolor
lo que está sucediendo.
Mi cadáver no sirvió para limpiar las penas.

Desde ahora usted conocerá que soy rey, y que nuestro dolor es ahora una ilusión. Me alzaré contrá la tiranía y miraré a cada uno con inteligencia.

Digo con sinceridad que por ti estoy aquí, te consentiré a ti, seré todo amor y mi alma no sufrirá más por estas injusticias. No miento jamás, por cada lágrima, igualdad.

Related Articles

Responses