Días Grises

Gris amaneció el día.
Amenaza lluvia,
solo eso.
Es triste el día
es difuso
como si
lo supiera todo.
Cada suspiro
cada respiro.
Gris está la tarde
gris es mí
pensamiento

No logro desapegar,
no logro pensar
en otra cosa.
Te vienes como
águila en picada
sobre mi corazón
herido,
como si olieras
mi sangre derramada
en mis papeles,
la pluma siniestra
el pensamiento
confabulado con
mi alma, como
el sol que hoy
no llegó.
Como el dolor
que hiere
cuando menos
lo esperas.
Te soñé, eras tú
lo sé.
No podía ser
de otra forma

De otra forma
sería un mal
presagio, pues
esta vez no lloraba.
De otra forma
sería una
pesadilla,
pero estaba
feliz y eso
solo me pasa
cuando una
estrella entra
en Casiopea.
Cuando le haces
sombra a
afrodita.
Cuando ríes
solo por que
te escribo.

Entonces digo
qué más da,
tú me lo dijiste,
hay que
arriesgarlo
Todo.
Entonces
lo pondré todo
sobre las
palmas del amor
y te confesare
algo.

Creo que te
estoy amando.
Te extraño
más de lo
que quisiera.
Más de lo que
debiera.
Creo que te
estoy amando
y no tengo
miedo.
Creo que te
estoy amando
aunque no
logre inquietar
tu alma ,
aunque tengas
quien te
acompañe
aunque eres
muy joven
para mí
senilidad.
Aunque
te parezca
impensable.
Es así el amor
es de esta forma
el soñar
casi siempre
lleva lágrimas.
casi siempre
lleva olvido.
Casi siempre
o de vez
en cuando
tiene heridas
que no se curan.
Y los atardeceres,
algunos,
suelen ser a
atardeceres grises.
Y los sueños
los que
pronuncian tu
nombre,
son días grises

ANDRÉS DE LUA

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas