Vienen dos, suspira en tu hombro izquierdo,
veo luz, y en el suelo un reflejo
¿Vendrá de arriba, o abajo?
No veo opción.

No es el limbo, tampoco el fondo
no es el principio, pero tampoco… muy poco.
¿Habré sido señalado?, lo pregunto porque
desde ahora soy nadie.

Todos somos un poco desquiciados, somos pecado
no hay sacrificio o recado, tu nombre se oscurece
destino parece, destino mereces, destino pereces.
No llores.

Lágrima indefensa, la sangre del diablo,
creada en oscuridad, pierde valor,
mil días sufriendo, mil años sintiendo,
una sola lágrima.

Pobre y dulce inocente, seca tus ojos
testifica, vives bloqueado.
Pobre y dulce inocente, arrodíllate
humíllate, y mira a otro lado.

Dolor eres, dolor eres. Nada importa si dolor eres.
Dolor eres, dolor eres. ¿Arriba o abajo?
Dolor eres, dolor eres. ¿Dónde falta dolor?
No eres lo que falta en ningún lugar.

Perdido, solo, mírame a los ojos
resiste, no tengas miedo.
No eres el único, verás dolor
ayúdame, no puedo gritar.

Ahora me perteneces, pobre y dulce inocente.
Estoy perdiendo mi mente poco a poco.
Todo oscuro, sin estrellas, vienen dos
espectros grises, ojos color rubí.

Quiero gritar, no puedo gritar
ayúdame, no sé a donde ir.
¿Soy señalado? ¿Sin mirarme a los ojos?
¿Soy juzgado? -una gota de sangre-

Amor, quisiera ser cómo tú
respiro por ti, vivo por ti, me ahogo por ti
¿No me recuerdas? eras la única estrella.
Este es mi juego. -dos gotas de sangre-

Empiezo a perder el control
Cada vez más oscuro (otro suspiro)
No lo niego, pero lo advertí, haz lo que quieras conmigo, pero aún no cierres los ojos.

-tres gotas de sangre- No te tengo miedo.
Cuanto miedo en dos ojos color rubí.
¿Me lo merezco? todos estamos perdidos y sangrando. ¿Era esto necesario?

Mírame a los ojos, ahora tu serás mi sacrifico
pobre y dulce inocente, levanta la cabeza.
Eres una mentira, no mereces un destino,
ahora no podrás gritar. -dos lágrimas-

0