Destino

Como hoja que revolotea el aire en una calle tranquila, sin rumbo fijo, aparentemente distraída, aunque el destino lo planea, a destiempo y descontrolado, como poesía. De repente en plena marcha de mi vida, ese papel golpea mi pecho con aquel ímpetu que solo la fuerza del viento puede lograr, me asuste de primero y me lo intente quitar, pero no pude, el aire sopla fuerte, por fin pude hacerlo y arrojarlo lejos, cual es mi sorpresa que con la misma fuerza que lo arroje este vino a mí, estampándose en mi cara, mírame ¡aquí estoy! Escuche una voz en mi cabeza. Soy el destino, mucho gusto. Perdón por llegar tarde, fue difícil de encontrarte.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas