Ojos curiosos de niña
que todo lo quieren ver
detrás de aquella ventana
son recuerdos del ayer.

En tu mente hermosos sueños
brotaban con ansiedad
querían dejar el nido
para aprender a volar.

Atrás quedaron recuerdos
alegrías y tristezas
tus alas surcando el cielo
firmes,fuertes cual saetas.

Tu sueño dirigió el rumbo
tus pies tocaron el suelo
tu destino un puerto viejo
de escaleras y aires nuevos.

Tus mejillas encendidas
tu corazón dando saltos
tu pelo jugando al viento
y yo te estaba mirando.

Tu camino junto al mío
sutilmente se cruzaron
como las olas y el viento
así Dios lo había planeado.

Autor:
Lucaval