Vaya tiempos estos que corren
Avaricia, violencia y desorden
Falta de empatía, falta de gente noble
Correr muy rápido, pero ¿hacia dónde?
Necesitamos parar, estamos en el borde
Nos empuja la prisa, el miedo nos absorbe
Deseamos calma y perder el norte,
acabar con la rutina y que nada importe,
Ser feliz sin necesitar un porque,
vivir la vida, sin pausas, sin cortes.
Pero la realidad nos despierta por las noches,
nos atormenta y nos crea un vacío enorme,
sin darnos cuenta el tiempo pasa, nos corrompe,
envejecemos, nos volvemos cada vez más torpes
Vinimos de la nada y nos fuimos disconformes…