Despedida

Me voy,
me voy,
debo irme.

Las estrellas están cantando
y yo me iré al otro lado
de la diana luna;
donde brilla más el sol
y sonríe la fortuna.

Me iré,
me iré,
es la hora oportuna;
es el fin de todo
y yo quiero irme de algún modo;
de este triste mundo,
de su eco nauseabundo,
de su amor meditabundo.

Me iré,
a un foco del sol
a reírme solo;
con mi alma dispersa
a reírme a expensas,
de noches desiertas
y heridas abiertas.

Es mi despedida,
una medida drástica;
mis lágrimas perdidas
serán divina caústica
en mi hora de partida.

Y yo debo irme:
ya es el ocaso de la vida.

+2

Related Articles

Responses