Que termine este momento, que mi suerte me complazca, que trague ya de un suspiro todas las nubes del alba.

Me he acercado a la luna, le he contado lo que siento, dice “todo tiene una cura”, “es solo cuestión de tiempo”.

Pues he pisado yo el suelo, sin saber lo que pisaba, sin que aquellos agujeros ni siquiera me importarán.

Hoy maldigo mí sino, como un barco a la deriva, que no sabe dónde va, tengo que buscar mi vida.

Como voy a saber que quiero
Si no me encuentro a mí mismo
Si por culpa de la ignorancia
Si por culpa del pesimismo

Como voy a llegar al cielo
Si lo he dejado aquí mismo
Aún conserva su fragancia
Aún lo siento como mío.

Gracias.