Dejó de sentir

Ella dejó de sentir el día que sus grandes manos se tatuaron en su pequeña espalda.
Ella dejó de sentir.

Ella dejó de sentir el día que sus pequeños labios conocieron la humedad de otros.
Ella dejó de sentir.

Ella dejó de sentir cuando sus grandes manos recorrieron su pequeño cuerpo.
Ella dejó de sentir.

Ella dejó de sentir el día que entendió que ya no era una niña a los ojos de los demás.
Ella dejó de sentir.

Ella dejó de sentir en el momento que entendió que no “era un juego”
Ella dejó de sentir…
Ella dejó de vivir…

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas