No hay medicina que corre esa larga enfermedad
la víctima de la vida en esta sociedad
es tan divina que tiene nombre de libertad.

Libérate de la mentira que está por llegar
mide tu orgullo antes de empezar hablar.

Cierra tu puerta a quien no se merece rescatar
ya que no hay mucho que se fue
pero sueña en regresar.

De cuánto tiempo hablaremos cuando hablamos de correr
Si la mitad la gastamos en comprender.

Es fácil saber que nacimos para ganar
y morimos al perder.

Ni puedo dejar de animarte
cuando te caigas debes levantarte
llegue para confortarte
pero recuerda no todo artista muere por su arte.

Autor: Yael Castillo Franco.