de mis poesías inconclusas enviadas a Dios

VI
Señor
en esta elegía te voy hablar de amor

y me parece que te va a gustar y tal vez te dediques a enamorarte pero primero te aconsejo que leas a Castelao para que no caigas en los errores de sus viejos que se enamoraron Pero a ti que te importa si tú eres inmortal Rilke tardó diez años en escribir las Elegías de Duino a una por año casi y yo estas las escribí en menos tiempo y me parece que voy hacer el ridículo pero claro a mí me es más fácil escribir estas elegías porque yo sólo te las escribo para ti y tú me entiendes muy bien porque yo escribo como un niño y un niño escribe para niños por eso todo el mundo me entiende a veces desde que escribo un verso hasta que escribo otro verso pasan muchos días o muchos meses o muchos años no obstante el poeta retoma el trabajo como aquel cura que decía: ¡Decíamos ayer! y seguimos la aventura como si nada pero no como si nada hubiera pasado porque en ese tiempo algo siempre pasa pero hablaba de retomar el trabajo como si nada pero no quiero salirme del tema y te voy a hablar de amor y no de la guerra pues para eso empecé a escribir de la guerra ya te hablé en otras elegías Mira el amor es una gran metáfora y ya sabes que una metáfora a veces tiene dos partes la real y la figurada pues el amor es como un espejo y un espejo siempre refleja dos imágenes Ahora yo quiero hacer una metáfora del mundo y quiero colocar el mundo enfrente de un espejo y delante del espejo pongo el amor pero sólo se reflejan imágenes de guerra y de muerte imágenes de soberbios de hipocresía y de falsas sonrisas imágenes que al otro lado de la metáfora no se reflejan en cariño Señor el mundo es una mierda y con la mierda no se pueden hacer buenas metáforas pero yo quiero hablar de amor y como ya sabes no encuentro las imágenes no encuentro las metáforas no encuentro el sentido no encuentro los verbos idóneos el verbo existir es un verbo prohibido y el verbo amar no muestra acciones visuales y la palabra corazón está en desuso y ya no sirve para las metáforas Existir sentir amar soy cosas que le pasan al mundo pero si acaso quisiera emplear esos verbos tan invisibles tendría que escribir muchas metáforas gastadas y darles un sentido diferente al habitual pero yo no sé escribir esas cosas ya te dije que yo soy un mal poeta porque yo escribo como un niño oh pero yo quería hablar de amor pero el plano real de la metáfora está muy claro y el figurado lo veo muy oscuro y yo sólo lo puedo enriquecer un poco con mis versos podía pintar una escena de lágrimas llena de símbolos y coloridos y se me aparece una imagen en la que una mujer Palestina encerrada en una habitación llora tocando las fotos de su hijo asesinado las lágrimas soy espejos a los que se mira viendo una imagen de horror inquieta da vueltas y más vueltas y enseguida se para frente de la ventana y oye un ruido no es el viento que golpea lo que oye ni las gotas de lluvia las que oye golpear contra los cristales de su ventana porque allí en aquella tierra Palestina en la que ella vive casi nunca llueve ella también mira para el cielo y el cielo esta muy oscuro y comienza a tronar pero no es el trueno lo que oye lo que ella oye es el sonido de una bomba es la explosión de un misil que dispara un tanque Made in Usa pero ella que toca las estampas de países lejanos que los mira en un calendario que tiene oculto en su habitación imagina que es el trueno la tormenta la lluvia sus lágrimas son la tempestad la violencia de aquella tormenta porque ella es el mundo y el mundo es aquella mujer palestina con su dolor del mundo Oh! ¿No sientes ahora tú el dolor del mundo que llora? ¿No te mojas con las lágrimas de aquella mujer palestina qué son las lágrimas del mundo? ¿O eres tan tonto que no entendiste la metáfora? ¿O es tan mala la metáfora que no la quieres leer? ¿O piensas que son de verdad las gotas de lluvia las que golpean fuerte en la ventana de nuestros cuartos? Mira mi espíritu no alimenta bien las metáforas Mi espíritu no encuentra las palabras que estiran el puente entre el plano figurado y el real el plano real que siempre está delante de nuestros ojos y el que entra por nuestros oídos son las guerras el terrorismo la desigualdad la pobreza la enfermedad la intolerancia la violencia la hipocresía el miedo y la mentira el espejo en el que se miran mis metáforas rompe en trozos y quedo mudo y ciego…

 

 

 

 

 

 

Related Articles

La Soledad

Me acostumbraré a la Soledad? Quería hablar. Escuché mis pensamiento. Quería hablar. Le hablé a los perros. Quería hablar. Canté canciones. Quería hablar. Escribí lo…

Responses